Reducción mamaria - Doctor Jordi Vila
653
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-653,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

About This Project

La cirugía de reducción mamaria, también conocida como mamoplastia de reducción es la intervención que permite la disminución del tamaño de las mamas, además del correcto posicionamiento de las areolas (y disminución de su diámetro) y la simetrización en casos de diferencias de volumen.

El motivo de consulta de las pacientes candidatas a este tipo de intervención es el tratamiento de los diferentes grados de hipertrofia (tamaño elevado de la glándula mamaria) o asimetría mamaria (diferencia de volumen entre ambas mamas).

El fundamento de la técnica es la resección de glándula mamaria, tejido graso y piel, además de la reubicación de los complejos areola-pezón. El objetivo es conseguir unas mamas con un volumen acorde al cuerpo de la paciente, lo más simétricas posible, con la piel tersa y sin el aspecto de pecho caído.

Preoperatorio

En la primera visita se realiza una historia clínica completa, y una exploración física donde se valora la morfología de la paciente (general, tórax y mamas en particular), así como aspectos concretos como grado de hipertrofia, consistencia de las mamas, asimetrías, posición y tamaño de los complejos areola-pezón, grado de laxitud de la piel, etc. mediante observación y mediciones.

La visita se completa con una serie de fotografías estandarizadas.

Antes de la intervención se realizan unas pruebas preoperatorias generales (analítica general, electrocardiograma y radiografía de tórax), y unas específicas (ecografía o mamografía).

Intervención quirúrgica

El fundamento de la mamoplastia de reducción es resección de volumen mamario (glándula, grasa y piel) y el reposicionamiento de los complejos areola-pezón (con su reducción si es necesaria).

Las cicatrices después de la intervención habitualmente son periareolar (alrededor de la areola) y en T invertida, es decir, vertical desde el borde inferior de la areola hasta el surco submamario y a nivel del surco submamario. En algunos casos de hipertrofias mamarias leves no es necesaria la cicatriz submamaria.

Parte del exceso de volumen de glándula se suele utilizar como “auto-prótesis” para que el aspecto final no sea de pecho vacío.

La intervención se realiza bajo anestesia general y tiene una duración de unas tres horas aproximadamente.

La paciente despierta con unos drenajes y un vendaje que llevará durante las 24 horas de ingreso hospitalario.

Postoperatorio

Antes del alta se retiran los drenajes y el vendaje se coloca un sujetador específico sin aros.

Las recomendaciones específicas al alta son realizar reposo relativo y no levantar los brazos.

Inicialmente puede existir cierta inflamación en la zona intervenida y algunos hematomas superficiales, pero el dolor se controla con una pauta de tratamiento analgésico y antiinflamatorio.

Los puntos se retiran en Consulta a los 7-10 días. En general, las pacientes pueden reincorporarse al trabajo a los 7 días.

ATENCIÓN TELEFÓNICA INMEDIATA

¿Tienes dudas o quieres pedir cita? Ponte en contacto con nosotros sin compromiso llamando o enviando un WhatsApp al: +34 722 577 725

O pide tu CITA ONLINE rellenando este formulario



Category
cirugía plástica corporal
Tags
cirugía plástica facial